Observaciones de Portavoz de Ministerio de Relaciones Exteriores Wang Wenbin sobre Discurso del Dirigente de EE.UU. Relacionado con China en la Asamblea General de las Naciones Unidas
23/09/2020

Lamentablemente, Estados Unidos utilizó el podio de las Naciones Unidas, hizo caso omiso de los hechos, inventó las mentiras e hizo acusaciones y difamaciones sin fundamento contra China con siniestros objetivos políticos. China se opone firmemente a esto. Los hechos han demostrado una vez más que el unilateralismo y las acciones de matonería son las amenazas más graves que enfrenta el mundo.

Las mentiras no pueden reemplazar la verdad. El desempeño de la respuesta de China a la epidemia es visto claramente por todo el mundo, y la gente tiene sus propias conclusiones. El nuevo coronavirus es el enemigo común de toda la humanidad. China es una víctima del virus y un contribuyente a la lucha mundial contra la epidemia. China informó en primer tiempo la epidemia, identificó el patógeno en primer tiempo y compartió la secuencia genética con el mundo en primer tiempo. Después de confirmar la transmisión del virus de persona a persona, China tomó la decisión determinante de cerrar la ciudad Wuhan en primer tiempo. La parte china impuso las medidas más estrictas de cierre y control de tráfico en los pasos al exterior de la provincia de Hubei y la ciudad de Wuhan, y la Migración de China detuvo a "Cuatro tipos de personas" ubicadas en todo ámbito nacional a salir del país de acuerdo con la ley. El 23 de enero, cuando China cerró la ciudad Wuhan, apenas hubo 9 casos confirmados en los países y regiones fuera de China, y solo uno en Estados Unidos. El 31 de enero Estados Unidos suspendió los vuelos directos entre China y Estados Unidos. El 2 de febrero Estados Unidos cerró la frontera a todos los ciudadanos chinos cuando en ese momento solo hubo algo más de 10 casos confirmados. Las acciones contra la epidemia de China son abiertas y transparentes, la latitud y la longitud del tiempo son claras y los hechos son claros de una simple vista.

Estados Unidos ha hecho repetidas acusaciones infundadas contra China sobre la epidemia, con el propósito de tratar de "librarse" de la responsabilidad de su falla en la respuesta a la epidemia en su propio país, lo cual es completamente en vano. Estados Unidos atacó sin razón y se retiró de la Organización Mundial de la Salud, poniendo en peligro la cooperación mundial en la lucha contra la epidemia, lo que no solo ha causado daños a los pueblos del mundo, sino también ha dejado a su propia gente a continuar pagando un alto precio. Lo que Estados Unidos debe hacer ahora es detener la manipulación política, abandonar la puesta de etiqueta y la politización de virus y trabajar con la comunidad internacional para combatir la epidemia, en lugar de eludir la responsabilidad y difamar a otros.

Con respecto al cambio climático y la protección del medio ambiente, los hechos también son claros. China asume activamente responsabilidades internacionales de acuerdo con su propia etapa de desarrollo y condiciones nacionales, y ha implementado una serie de políticas y acciones, y los resultados son obvios para todos. Hemos cumplido los objetivos de acción climática para 2020 antes de lo programado realizando importantes contribuciones a la respuesta global al cambio climático. La proporción de energía no fósil en el consumo total de energía de China ha aumentado a casi el 15%. La capacidad instalada de energía renovable ha representado el 30% del total mundial, lo que significa el 44% de la parte aumentada de todo el mundo, y el número de vehículos de nueva energía ha representado más de la mitad del mundo. Desde 2000, una cuarta parte de la reforestación aumentada del mundo proviene de China. China actualizará y aumentará el nivel de sus contribuciones nacionales por su propia iniciativa, adoptará políticas y medidas más enérgicas, se esforzará por alcanzar el pico de emisiones de dióxido de carbono para 2030 y lograr la neutralidad de carbono para 2060. Esto demuestra aún más la aspiración de China de trabajar con otros países para construir un mundo vigoroso, limpio y hermoso y su responsabilidad de construir la comunidad de futuro compartido para la humanidad.

China participa activamente en la gobernanza climática global, forma parte del primer grupo de signatarios de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y ha realizado importantes contribuciones a la conclusión del Protocolo de Kioto, el Acuerdo de París y sus reglas de implementación. Con los esfuerzos conjuntos de China y todas las partes, en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de Madrid de 2019 se alcanzó una serie de decisiones sobre la adhesión al multilateralismo y el reflejo del consenso de todas las partes sobre la gobernanza climática, sentando las bases para las negociaciones posteriores.

Por el contrario, Estados Unidos, como el país con más emisiones de gases de efecto invernadero acumuladas en el mundo, no ratifica el Protocolo de Kioto y se retira del Acuerdo de París, niega sus propias tareas vinculantes y cuantitativas de reducción de emisiones y se abstiene a tomar las acciones mínimas para proteger nuestro hogar-tierra, y está totalmente fuera del sistema y los arreglos globales sobre la emisión de carbono, obstaculizando gravemente el proceso de reducción de emisiones globales y la promoción del desarrollo verde y bajo en carbono. Estados Unidos es el mayor exportador mundial de desechos sólidos y el mayor consumidor de plástico per cápita. Sin embargo, se niega a ratificar el Convenio de Basilea, lo que pone obstáculos al proceso mundial de gestión de desechos plásticos y transfiere una gran cantidad de desechos a los países en desarrollo, causando grandes daños al medio ambiente a nivel local y mundial. ¿Qué cualidad tiene un país así para acusar a China?

Instamos a Estados Unidos a dejar de hacer juegos políticos, abandonar el unilateralismo y asumir su debida responsabilidad por el mundo.

Para sus Amigos:   
Imprimir
<