Ponencia del Embajador Lyu Fan en el Foro «La Franja y la Ruta»
07/06/2019

Estimado director, estimados invitados: Buenos días.

 

Es muy gratificante tener la oportunidad de visitar nuevamente Valencia y sostener este coloquio en Alicante.

 

Esta Autonomía siempre me impresiona por su pujante fuerza económica, ricos recursos culturales y desarrollados sectores turístico, manufacturero y agropecuario. Es conocida en el mundo y atrae mucho a turistas chinos por las Fallas, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, y por la popular gastronomía valenciana -el arroz a la paella-.

 

Y Alicante me encanta por ser uno de los destinos turísticos más importantes de España por su historia, paisaje y costas. Además, lo que me produce gran satisfacción es que hace poco el diario Información publicó un artículo que se titula "La comunidad china encuentra un paraíso en Alicante". Cuenta cómo los chinos, tanto residentes como estudiantes, viven en armonía con los vecinos locales. Agradezco mucho al gobierno y los diversos círculos sociales por crear este ambiente acogedor y propicio, para reforzar la confianza en llevar adelante un mayor intercambio y cooperación con Alicante y toda la comunidad valenciana.

 

Bueno, pasamos ahora al tema de hoy -la Franja y la Ruta-. Este es un tema viejo pero con versión totalmente nueva y llena de vigor.

 

La antigua Ruta de la Seda, de hace más de 2.000 años, logró unir Europa y Asia y cultivó el espíritu de paz, cooperación, apertura, inclusión, aprendizaje recíproco y beneficio mutuo. Como símbolo de la comunicación y la cooperación entre Oriente y Occidente, no solo fomentó el comercio, sino también pudo impulsar el intercambio de las diversas culturas y promover el progreso de la civilización humana. Es un valioso patrimonio histórico y cultural de la humanidad.

 

En 2013, el presidente chino Xi Jiping planteó la iniciativa de construir la Franja Económica de la Ruta de la Seda y la Ruta Marítima de la Seda del Siglo XXI, denominada de forma abreviada la iniciativa de "la Franja y la Ruta".

 

Esta iniciativa, que apuesta por continuar y exaltar el espíritu de la antigua Ruta de la Seda, pone de manifiesto la convergencia del sueño chino y el de los países ubicados a lo largo de la Ruta, dándole a ésta connotaciones completamente nuevas y propias de nuestra época.

 

En mayo de 2017 y en abril de 2019, China celebró dos ediciones del Foro de la Franja y la Ruta para la Cooperación Internacional. Gracias a los esfuerzos hechos por todas las partes, esta iniciativa han dado fructíferos resultados desde su planteamiento hace seis años, deviniendo un producto público internacional bien acogido por la comunidad internacional.

 

- La construcción de la Franja y la Ruta es ya consenso sobre una amplia cooperación internacional.

 

Hasta estos momentos, China ha firmado con más de 150 países y organizaciones internacionales documentos de cooperación en la construcción de la Franja y la Ruta, y los países partícipes cubren Asia, África, América Latina y el Pacífico del Sur.

 

Esta iniciativa ha sido consignada en los documentos de las Naciones Unidas, del Grupo 20, de APEC y de otras organizaciones regionales. Los foros de cooperación de China con América Latina, con los Estados árabes y con África también han aprobado documentos sobre los importantes logros de la iniciativa.

 

- La construcción de la Franja y la Ruta da nueva fuerza motriz para el crecimiento económico mundial.

 

En el periodo comprendido entre 2013 y 2018, el comercio de bienes entre China y los países partícipes superó los seis billones de dólares; las inversiones directas chinas en estos países fueron superiores a los 90.000 millones de dólares; el volumen de negocios de las obras contratadas por empresas chinas alcanzó un total de más de 400.000 millones de dólares. 

 

El favorable desarrollo de la construcción de ferrocarriles, puertos, carreteras y otras infraestructuras en los países particípes ha contribuido a promover con fuerza el flujo y la distribución de recursos entre China y la localidad, elevar el nivel de la liberalización y la facilitación del comercio y la inversión, y ampliar y consolidar la incorporación de estos países a la globalización económica.

 

Un reciente estudio del Banco Mundial revela que la cooperación en la iniciativa de la Franja y la Ruta reducirá del 1,1% al 2,2% los costes del comercio mundial y contribuirá a aumentar, por lo menos, en un 0,1% el ritmo de crecimiento económico mundial.

 

- La construcción de la Franja y la Ruta cuenta con una plataforma que se va completando progresivamente.

 

El Foro para la Cooperación Internacional es la plataforma del nivel más alto en el marco de la iniciativa de la Franja y la Ruta, y representa una importante vía por la que las partes aglutinan consensos y realizan la cooperación.

 

Al II Foro de abril, asistieron 40 Jefes de Estado o gobierno y líderes de organizaciones internacionales, así como 6.000 invitados provenientes de 150 países y 92 organizaciones internacionales. Las partes asistentes crearon plataformas de cooperación en áreas especiales como navegación portuaria, finanzas, recaudación tributaria, energía, cultura, laboratorios de ideas, medios de comunicación, etc.; además, formularon propuestas sobre una Ruta de la Seda ecológica y limpia.

 

- La construcción de la Franja y la Ruta beneficia a todos.

A raíz del lanzamiento de la iniciativa, China ha establecido con los países partícipes 82 áreas de cooperación, creando para ellos 300.000 puestos de trabajo, y pagando a las autoridades locales impuestos de más de 2.000 millones de dólares.

 

Veamos un ejemplo. La República de Kazajistán es el país sin litoral más grande del mundo. Después de incorporarse a la iniciativa de la Franja y la Ruta, ha encontrado en el puerto chino de Lianyungang, su salida al Pacífico.

 

Otro ejemplo es el tren de carga de China a Europa, que ha creado para la ciudad alemana Duisburgo más de 6.000 empleos. Además, en Jamaica, Montenegro y Uganda se ha estrenado la primera vía ferroviaria. Bielorrusia ha empezado a desarrollar su industria automovilística, mientras Sri Lanka ha logrado resolver el largo problema de escasez de energía eléctrica.

 

Amigos, son notables los resultados alcanzados a la hora de implementar la iniciativa de la Franja y la Ruta. A mi parecer, son cuatro las razones para entender la buena acogida de la comunidad internacional.

 

En primer lugar, como un plan que aporta China para la gobernanza global, esta iniciativa tiene fuerza inspiradora.

 

Hoy día, existen en el mundo muchos problemas candentes. Las amenazas no convencionales a la seguridad están cobrando fuerza, el proteccionismo y el unilateralismo van reviviendo y el sistema de gobernanza global y el mecanismo multilateral se ven golpeados. Los países anhelan la paz, el desarrollo, la cooperación y el progreso.

 

La iniciativa de la Franja y la Ruta ha sido planteada justamente para adaptarse a la demanda de la época y obedecer la voluntad del pueblo. Como nueva reflexión y nueva orientación para la reforma del sistema de gobernanza global, hemos aportado el plan y la sabiduría china, abriendo favorables perspectivas para la estabilidad y la prosperidad del mundo.

 

En segundo lugar, el concepto de apertura e inclusión hace que la iniciativa adquiera fuerza de cohesión.

 

El presidente Xi Jinping ha destacado en muchas ocasiones que la iniciativa es originaria de China, pero pertenece a todo el mundo y franquea las distintas regiones, fases de desarrollo y civilizaciones. A pesar de las enormes diferencias en economía, política, historia, cultura y desarrollo, todos los países partícipes serán tratados con el mismo rasero. Lo que se pretende es buscar las semejanzas y apartar las diferencias. Se trata de una iniciativa abierta a todos los países, sean desarrollados o en vías de desarrollo. Acogemos cualquier forma de cooperación, sea con terceras partes o con más partes, siempre que haya reconocimiento del principio de deliberación en común, construcción conjunta y codisfrute.

 

En tercer lugar, el enfoque de centrado en el desarrollo atrae la atención de otros países.

 

El desarrollo es la llave para resolver todo tipo de problemas. Al poner la mirada en este tema, la iniciativa apuesta por identificar sinergias entre las estrategias de desarrollo, encontrar los puntos en los que convergen los intereses de todos y el máximo común divisor, y crear el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura, el Fondo de la Ruta de la Seda, y otras instituciones capaces de subsanar los fondos necesarios para la construcción. Se espera que estas medidas conducirán a los países y regiones partícipes a complementarse en las respectivas ventajas, coactuar en el desarrollo y compartir los logros conseguidos.

 

La cuarta razón es que la idea de primar la consideración del pueblo como centro hace sentir afinidad.

 

Tal como dijo el secretario general de la Asamblea de la ONU, la iniciativa de la Franja y la Ruta "ha demostrado que es posible no dejar a nadie atrás" en el proceso del crecimiento económico. La iniciativa se guía por el importante objetivo de hacer que los pueblos de los países partícipes se sientan beneficiados y felices. En el marco de ella, se fomentará el intercambio entre los medios de comunicación, laboratorios de ideas, jóvenes y sectores deportivos, se impulsarán programas de intercambio de estudiantes y se incentivará el turismo, con el fin de aumentar la comprensión mutua entre los pueblos y su acercamiento, y estrechar los lazos de amistad.

 

Amigos, esta iniciativa, de seis años, es todavía muy "joven". Muchas personas muestran gran interés en ella, pero también hay gente que tiene dudas. Preguntan: ¿El planteamiento de esta iniciativa es resultado de la estrategia geopolítica de China? ¿Los países partícipes caerán en la "trampa de la deuda"? ¿Romperá la unidad de Europa y provocará su división?

 

Respecto a estas dudas, quiero aclarar los siguientes aspectos.

 

Primero, la iniciativa procura reavivar el espíritu de la antigua Ruta de la Seda, que es la paz, la apertura y el aprendizaje recíproco. El objetivo final es construir una comunidad de destino de la humanidad mediante la coordinación de políticas, la conexión de infraestructuras, la fluidificación del comercio, la integración financiera y la comprensión mutua entre los pueblos.

 

Lo que pretendemos es empalmar estrategias de desarrollo, cooperar y ganar-ganar, aplicar el principio de apertura, inclusión y transparencia. Independientemente de las ideologías, rechazamos la mentalidad de juego de suma cero, reprochamos el enclaustramiento y no imponemos nuestra voluntad a nadie. Lo que hacemos es totalmente diferente a la expansión de intereses analizada según la estrategia geopolítica.

 

En segundo lugar, el tema de la deuda es de carácter global, legada por la historia. No se puede vincularlo con la iniciativa de la Franaja y la Ruta, planteada hace seis años. Los gobiernos, empresas y personalidades de muchos países partícipes han utilizado hechos y cifras para desaprobar los comentarios negativos sobre este tema.

 

De acuerdo con el instituto de estudios sobre África Central de la Universidad Johns Hopkins y Rhodium Group de Estados Unidos, los riesgos de la deuda que implica esta iniciativa han sido exagerados o tergiversados.

 

De hecho, la selección de proyectos y la inversión y financiación son decididas de modo prudente y mediante consultas entre las partes interesadas tras valorar los riesgos y analizar la viabilidad. Ningún país partícipe ha caído en la "trampa de la deuda". Al contrario, la cooperación ha ayudado a muchos a salir de la "trampa del subdesarrollo".

 

En tercer lugar, esta iniciativa va cosechando el reconocimiento de un creciente número de países europeos. China ha firmado con Italia, Portugal, Austria y Luxemburgo acuerdos de cooperación en este sentido. Líderes de Italia, Suiza, Grecia, Hungría y Portugal estuvieron presentes en el II Foro, al cual España, Francia, Alemania, Inglaterra y la Unión Europea han enviado a representantes de alto nivel.

 

China siempre ve a Europa como un importante polo del mundo y le ofrece firme apoyo en su integración, unidad y prosperidad. Sea cual sea el cambio de la situación, esta posición nuestra no alterará.

 

La cooperación que realiza China con Europa Oriental se desarrolla conforme a las normativas que rigen las relaciones entre China y Europa, y a las regulaciones de la Unión Europea, por lo que no provocará de ninguna manera la división de Europa, sino al contrario, promoverá su desarrollo equilibrado y cohesión.

 

El ministro de Asuntos Exteriores Josep Borrell manifestó que el conjunto de la Unión Europea acoge la iniciativa de la Franja y la Ruta y está preparado para impulsar que esta iniciativa se empalme con la estrategia de conectar Europa y Asia.

 

Amigos, España estuvo vinculada con la Ruta de la Seda desde tiempos remotos. Ya antes de los Grandes Descubrimientos en el siglo XV, China y España iniciaron el intercambio de productos y personas a través de la antigua Ruta de la Seda por tierra y mar. En la edad media, España fue la puerta por donde entraba la civilización china para difundirse en Europa.

 

Tras el establecimiento de relaciones diplomáticas en 1973, los dos países crearon la Asociación Estratégica Integral en 2005. En noviembre del año pasado, el presidente chino Xi Jinping efectuó una visita de Estado a España. Sostuvo con el Rey Felipe VI y el presidente Sánchez intercambio de opiniones sobre la cooperación en el marco de la Franja y la Ruta. Ha habido muchos consensos al respecto.

 

El Rey ha elogiado la iniciativa por su importante papel impulsor para la economía global, y el presidente Sánchez considera que existe gran potencial para una cooperación entre ambos países.

 

En abril pasado, en el II Foro de Beijing, el ministro Borrell manifestó el deseo de España de incorporarse a esta ambiciosa iniciativa.

 

En los últimos años, hemos logrado grandes éxitos en nuestra cooperación pragmática. Veamos los hechos y las cifras.

 

- El comercio y la inversión.

En 2018, el volumen del comercio bilateral sumó los 33.700 millones de dólares, un nuevo récord histórico. China es ahora el primer socio comercial de España fuera de la Unión Europea.

 

En la primera Exposición Internacional de Importación, que tuvo lugar en noviembre pasado en Shanghai, 53 empresas españolas firmaron con compradores chinos acuerdos por valor de 356 millones de dólares, lo que muestra la buena acogida de los productos en el mercado chino.

 

 Ahora, Aliexpress es, en España, la mayor plataforma de comercio electrónico para la logística transfronteriza. De 2015 a 2017, las ventas de productos frescos españoles on-line en Tmall registraron un aumento del 120%. En 2018, las inversiones reales de España en China alcanzó un total de 3.800 millones de dólares, y las inversiones chinas en España sumaron los 3.300 millones, que cubren las áreas de energía, finanzas, transporte, telecomunicaciones e infraestructuras.

 

- El transporte y la comunicación.

Desde finales de 2014, año en que empezó a funcionar el tren Yiwu-Madrid, 13 regiones autónomas españolas se han incorporado a este proyecto. Hasta estos momentos, los trenes han hecho un total de 600 recorridos, con 50.000 contenedores de productos a bordo. Ya es una importante marca de la iniciativa de la Franja y la Ruta.

 

En 2017, la empresa china COSCO adquirió el 51% de Noatum Ports Holdings en España, para gestionar el puerto de contenedores de Valencia. Tras esta adquisición, esta empresa alcanzó un rápido desarrollo, mejorando mucho la rentabilidad. De ahí otro referente exitoso de la cooperación entre los dos países.

 

En la actualidad, las ocho rutas directas entre China y España ofrecen 30 vuelos semanales, lo que facilita mucho el transporte de viajeros y cargas.

 

- El intercambio cultural.

Ahora, va creciendo el entusiasmo entre chinos y españoles para conocerse recíprocamente en cuanto a cultura, idioma y sociedad. Se percibe una fiebre del chino mandarín y del español.

 

En China, 4.000 españoles estudian en diversos centros docentes.  100 universidades imparten clases del español, idioma que también se estudia en algunas escuelas secundarias.

 

En España, más de 10.000 estudiantes chinos cursan estudios; se han creado ocho Institutos Confucio; más de 40 universidades y 200 centros docentes primarios y secundarios enseñan el chino mandarín, y el número de personas que lo aprenden suma más de 40.000.

 

El número de turistas chinos en España ha crecido de los 100.000 en 2010 a los 700.000 en la actualidad. Gastan por término medio el triple que otros turistas extranjeros.

 

Merece especial mención que las celebraciones en varias ciudades del Año Nuevo Chino han atraído a cientos de miles de vecinos locales.

 

Amigos, como buen amigo y socio confiable de China, España no debe dejar escapar las oportunidades que trae la iniciativa de la Franja y la Ruta. 

 

- Debemos identificar sinergias entre las estrategias de desarrollo, para asegurar la calidad de la iniciativa.

 

Las políticas adoptadas por España para aumentar la productividad, disminuir la desigualdad en el desarrollo, promover la actualización ecológica, mejorar el nivel científico y tecnológico, y fomentar la revolución digital se identifican mucho con las metas de apertura, desarrollo verde, beneficio al pueblo y sostenibilidad, que establece la iniciativa de la Franja y la Ruta. Apreciamos mucho estas políticas y queremos compartir experiencias, intensificar el intercambio y el aprendizaje recíproco, con el fin de alcanzar un desarrollo conjunto y de beneficio mutuo.

 

- Debemos fomentar una cooperación más amplia y profunda, de modo que la iniciativa beneficie a los dos países.

 

Es nuestro deseo poner en práctica los acuerdos firmados durante la visita de Estado del presidente chino. Son ocho acuerdos gubernamentales entre ellos el memorando de cooperación terceros mercados y la exportación y protocolos sanitarios para la exportación a China de uva de mesa y de carne y productos curados de porcino españoles, así como 10 acuerdos empresariales por un monto total de 17.600 millones de dólares, que cubren las áreas de finanzas, telecomunicaciones, energía, medio ambiente, medicina, maquinaria y automóviles.

 

Además, damos la bienvenida a las empresas españolas a la II Exposición Internacional de Importación, que se celebrará en el próximo mes noviembre en Shanghai. Queremos una mayor cooperación en transporte, telecomunicación, servicio informático, construcción, finanzas y comercio electrónico transfronterizo. Creo que en estos terrenos los dos países pueden completarse y potenciarse.

 

- Debemos reforzar el intercambio de amistad, para que más personas conozcan la iniciativa.

 

España es un país de profundo sedimento histórico-cultural y con abundantes recursos turísticos, y China es el primer país de turismo emisor del mundo. En 2018, 150 millones de chinos viajaron a países extranjeros. Ambos países tienen gran potencial para la cooperación turística.

 

Además, China quiere reforzar la cooperación en aviación civil con España, porque sirve como puente que conduce a Sudamérica. En otros terrenos que lidera España, como bellas artes, pintura, cine, teatro y construcción, también podemos desarrollar un mayor intercambio y cooperación.

 

Amigos, los chinos siempre decimos: "No hay que dejar escapar ninguna oportunidad". Aquí expreso mi sincero deseo de trabajar junto con todos para aprovechar la coyuntura propicia que ofrece la iniciativa de la Franja y la Ruta, para lograr un mayor desarrollo de nuestra Asociación Estratégica Integral en la nueva era.

 

Muchas gracias.

Para sus Amigos:   
Imprimir
<