Texto íntegro: Intervención del presidente Xi Jinping en Diálogo con CEO de APEC
19/11/2020

Hacia Un Nuevo Paradigma de Desarrollo en pos del Beneficio

Recíproco y la Ganancia Compartida

Intervención en el Diálogo con CEO de APEC

Xi Jinping, Presidente de la República Popular China

Estimados amigos empresarios,
Señoras y señores, amigos:

Es un gran placer para mí tener este encuentro telemático con ustedes en este momento crucial cuando todo el mundo está luchando contra COVID-19 y explorando el camino de recuperación económica.

La humanidad se halla en un periodo histórico especial. La pandemia de COVID-19 ha acelerado la evolución de los grandes cambios mundiales nunca vistos en cien años, a saber, la profunda recesión de la economía mundial, las embestidas a las cadenas globales industriales y de suministro, los crecientes déficits de gobernanza, confianza, desarrollo y paz, etc.. El repunte del unilateralismo y el proteccionismo, las prácticas intimidatorias así como las corrientes desglobalizadoras han exacerbado los riesgos y la incertidumbre en la economía mundial.

Asimismo, la paz y el desarrollo continúan siendo el tema principal de nuestro tiempo, y una respuesta colaborativa a los retos constituye la única opción de la comunidad internacional. Esta pandemia nos recuerda una vez más que nuestro mundo es una comunidad de futuro compartido indivisible en la que ninguna nación puede salvarse sola y los intereses de todos los países están estrechamente vinculados. Tanto la victoria definitiva de la lucha global contra COVID-19 como la recuperación de la economía mundial requieren la unidad y la colaboración de toda la comunidad internacional. Todos los países hemos de solidarizarnos, combatir las tempestades como compañeros del mismo barco, hacer valer el espíritu de socio, reforzar la comunicación y la coordinación de las políticas, ahondar en toda línea la cooperación internacional en la lucha contra COVID-19 y apostar por una economía mundial abierta, a fin de vencer el virus lo antes posible, y lograr un crecimiento vigoroso, sostenible, equilibrado e incluyente de la economía mundial.

En lo que va del año, ante la sorpresiva pandemia, China ha priorizado el pueblo y su vida, y los 1.400 millones de chinos nos hemos lanzado a una lucha unánime, logrando extraordinarios avances de importancia estratégica. Gestionando en paralelo el control y tratamiento antiepidémicos por un lado y el desarrollo económico y social por el otro, hemos retornado oportunamente el orden de la producción y la vida. En los nueve meses del año, hemos logrado revertir el decrecimiento de nuestra economía. Este logro extraordinario pone de manifiesto la gran resiliencia y vigor de nuestra economía. No se han cambiado las tendencias fundamentales de nuestra economía al mejoramiento en medio de la estabilidad a largo plazo, por ende, tenemos plena confianza y capacidad de mantener el funcionamiento estable de nuestra economía, y cumplir según lo previsto los objetivos de la construcción de una sociedad modestamente acomodada y la batalla decisiva de erradicación de la pobreza.

En el reciente Quinto Pleno del XIX Comité Central del Partido Comunista de China se ha examinado y aprobado las propuestas para la elaboración del XIV Plan Quinquenal, se ha anunciado que el objetivo de lucha de la construcción integral de una sociedad modestamente acomodada será culminado en el plazo establecido, y el año próximo iniciaremos la nueva marcha de la construcción integral de un país socialista moderno. Hemos de comprender correctamente lo que significa la nueva etapa de desarrollo, implementar firmemente la nueva concepción y forjar un nuevo paradigma de desarrollo en el que la circulación doméstica es el pilar y las circulaciones doméstica e internacional se refuerzan mutuamente. Este nuevo paradigma es una opción estratégica que hemos adoptado con base en nuestra propia etapa y condiciones de desarrollo, en respuesta a los cambios en la globalización económica y el entorno exterior.

Primero, apostaremos por la ampliación de la demanda interna como pivote estratégico para agilizar la circulación de la economía nacional. En los últimos años, ya se está cambiando paulatinamente nuestro modelo de desarrollo dependiente de los recursos y mercados externos. Nuestra dependencia del comercio exterior ha rebajado desde el 67% de 2006 al 32% de 2019, y el superávit de las cuentas corrientes ha pasado del 9,9% del Producto Interno Bruto en 2007 a menos del 1%. En 7 de los años transcurridos desde el estallido de la crisis financiera internacional en 2008, la contribución de la demanda interna al crecimiento económico es superior al 100%. De aquí vemos que el consumo doméstico se ha convertido en la principal energía motriz de la economía china. Mientras China pone mayor énfasis en la circulación doméstica, la autonomía y la calidad de nuestra economía se han elevado notablemente, lo que demuestra que nuestro nuevo paradigma de desarrollo responde a la necesidad inherente de la reestructuración de nuestra economía y en pos de un desarrollo de alta calidad. Seguiremos profundizando la reforma estructural por el lado de la oferta, expandiendo aún más la demanda interna, y haciendo que la producción, la distribución, la circulación y el consumo dependan en mayor medida del mercado doméstico, y adaptaremos mejor nuestro sistema de ofertas a la demanda interna, con miras a conformar un equilibrio dinámico de nivel superior entre la demanda y la oferta.

Segundo, promoveremos la innovación científico-tecnológica para que sea la nueva energía motriz del desarrollo económico. En la actualidad, se está acelerando la nueva ronda de la revolución científico-tecnológica y la transformación industrial, y la ciencia y la tecnología están haciendo una mayor contribución al progreso de las fuerzas productivas sociales. China toma la innovación como la primera fuerza motriz para el desarrollo, y viene aplicando la estrategia de desarrollo innovador, conquistando notorios éxitos. A medida que China entra en una nueva fase de desarrollo, han experimentado profundos cambios los factores y condiciones que daban soporte a nuestro desarrollo. Por ello, debemos reconvertirlo a otro crecimiento intensivo propulsado por la innovación. Debemos apoyarnos en nuestras ventajas en enorme mercado doméstico y tejido industrial completo, transformar con mayor rapidez los logros científicos y tecnológicos en fuerzas productivas, crear un sistema innovador de estrecha integración entre la ciencia, la tecnología, la educación, las industrias y las finanzas y escalar a niveles superiores en la cadena industrial, con vistas a garantizar el desarrollo económico duradero de China.

Tercero, proseguiremos la reforma para despertar aún más el dinamismo del mercado. Las prácticas de más de 40 años de reforma y apertura han demostrado que la reforma constituye la clave para liberar y fomentar las fuerzas productivas sociales. En la nueva etapa de desarrollo, China se enfrenta a nuevas tareas de reforma. Con mayor valentía y más medidas concretas, eliminaremos los obstáculos subyacentes en los regímenes y mecanismos e impulsaremos la modernización del sistema y la capacidad de gobernanza nacional. Vamos a aplicar con mayor capacidad y en nivel superior la nueva concepción del desarrollo marcada por la innovación, la coordinación, la protección ecológica, la apertura y la compartición, cambiar el modo de desarrollo y promover las transformaciones en la calidad, la eficiencia y la fuerza motriz para el desarrollo. Además, tenemos que acelerar la construcción de un sistema económico moderno, fortalecer la protección de los derechos de propiedad y la propiedad intelectual, establecer un sistema de mercado con altos estándares y perfeccionar el sistema de competencia leal, para liberar a plenitud el entusiasmo de todos los agentes del mercado.

Señoras y señores, amigos:

La apertura trae progreso de un país y el enclaustramiento sólo desemboca en atraso. En el mundo actual, la globalización económica ya es una corriente irreversible. Ningún país puede desarrollarse con las puertas cerradas. China, desde hace mucho tiempo, ya está altamente integrada en la economía mundial y el sistema internacional. Nunca pretendemos regresar al pasado o buscar el desacoplamiento o pequeños círculos excluyentes. El nuevo paradigma de desarrollo que nos proponemos no será en absoluto una circulación doméstica cerrada, sino al contrario, será dos circulaciones -la nacional y la internacional- abiertas entre sí y que se fomentarán recíprocamente.

--- En el nuevo paradigma de desarrollo, China aprovechará mejor el potencial de nuestro mercado, ofreciendo mayores oportunidades al resto del mundo. Ahora que el PIB per cápita de China ha superado los 10.000 dólares y tenemos una población de renta media superior al 400 millones de personas, muchos organismos internacionales estiman que para finales del presente año, el volumen de venta al por menor de nuestro mercado alcanzará a 6 billones de dólares. El continuo desarrollo económico de China y la aspiración de nuestro pueblo por una vida mejor significan mayores demandas de los más variados productos, tecnologías y servicios de alta calidad de otros países. Pese a los impactos de COVID-19, nuestro comercio exterior de bienes prácticamente ha recuperado su nivel del año pasado. La Feria Internacional de Comercio de Servicios de China celebrada en septiembre pasado contó con la participación tanto virtual como presencial de 22.000 empresas y organismos de 148 países y regiones. Hace pocos días, la Tercera Exposición Internacional de Importaciones de China culminó con éxito en Shanghai, con la participación de empresas provenientes de 124 países y regiones, con la notoria ampliación de las áreas de exposición y del monto de transacciones, hasta el valor total de 72.620 millones de dólares. Rebajaremos en mayor medida los aranceles y los costos institucionales, estableceremos una serie de zonas piloto de innovación para aumentar la importación de bienes y servicios de calidad. Tengo la certeza de que el potencial del mercado chino ofrecerá mayores oportunidades a todos los países y brindará fuerzas motrices aún más potentes para el desarrollo estable de la economía mundial.

--- En el nuevo paradigma de desarrollo, China abrirá más nuestras puertas para compartir las oportunidades con otros países del mundo. La apertura al exterior, como una política de estado fundamental de China, se mantendrá invariablemente para siempre. En lo que va del año, a contracorriente del obvio aumento de la inestabilidad e incertidumbre de la economía mundial y el repunte del unilateralismo y el proteccionismo, China, en lugar de detener nuestros pasos de apertura, ha promulgado una serie de nuevas políticas y medidas de apertura, tales como poner en vigor la Ley de Inversión Extranjera y las disposiciones sobre su aplicación, recortar en mayor medida la lista negativa para el acceso de las inversiones foráneas, abrir a pasos seguros nuestro mercado financiero, publicar el plan general sobre la construcción del puerto de libre comercio de Hainan, reforzar la reforma y la apertura de Shenzhen y Pudong y profundizar los ensayos en el desarrollo innovador del comercio de servicios. Quisiera reafirmar que mantenemos inquebrantable nuestra decisión de apertura al exterior y abriremos cada vez más nuestras puertas. Seguiremos impulsando la liberalización y facilitación del comercio y las inversiones, firmaremos con más países TLCs de estándares elevados y participaremos activamente en los mecanismos multilaterales y bilaterales para la cooperación regional en comercio e inversiones, a fin de desarrollar una economía abierta a nivel más elevado. Perfeccionaremos el sistema administrativo de trato nacional en la fase de preestablecimiento más la lista negativa para las inversiones extranjeras, seguiremos protegiendo los derechos e intereses legítimos de las empresas extranjeras y ampliaremos ordenadamente la apertura al exterior del sector servicios, en aras de conformar un entorno de negocios regido por las reglas del mercado, la legalidad y las normas internacionales. Otorgaremos mayor autonomía de reforma a las zonas experimentales de libre comercio para forjar nuevos núcleos de apertura. Al mismo tiempo, apoyaremos el sistema de comercio multilateral, y participaremos más activamente en la reforma del sistema de gobernanza económica global para que sea más justo y razonable.

--- En el nuevo paradigma de desarrollo, China profundizará la cooperación con el resto del mundo en pos de beneficios mutuos y la ganancia compartida. Participaremos de manera más activa en la división del trabajo internacional, en las cadenas globales de industrias, suministros y valores, y en los intercambios y la cooperación con el exterior. Desarrollaremos activamente cooperaciones con los países, las regiones y las empresas que así lo deseen. Enarbolando la bandera de apertura y cooperación, seguiremos apostando por el multilateralismo y los principios de consulta extensiva, cooperación y compartición para promover la construcción conjunta de la Franja y la Ruta de alta calidad. Fomentaremos la articulación de las estrategias de desarrollo y los planes de conectividad, la homologación de políticas, normas y estándares y la cooperación sustancial en materia de infraestructuras, industrias, economía, comercio, innovación tecnológica, salud pública y cultura, entre otras, con miras a hacer de la Franja y la Ruta un derrotero de cooperación, salud, recuperación y crecimiento, sin descuidar el aspecto ecológico, aportando así contribuciones para el desarrollo conjunto del mundo y la construcción de la comunidad de futuro compartido de la humanidad.

Señoras y señores, amigos:

El Asia-Pacífico es nuestro hogar común, y por lo tanto, salvaguardar la paz y seguridad y fomentar el desarrollo y prosperidad de esta región corresponden a los intereses de todos. Es una región privilegiada de cercanía geográfica y humana. Gracias a nuestras audaces iniciativas de adaptarnos a las reglas de mercado y captar las oportunidades de la globalización económica y la integración regional, hemos llevado la delantera en el crecimiento económico mundial. Asia-Pacífico está destinado a profundizar la cooperación económica regional, porque esto concuerda con la aspiración de nuestros pueblos, y por eso esta cooperación seguirá contando con una fuerte vitalidad.

El año pasado, formulé la propuesta de construir una comunidad de futuro compartido de Asia-Pacífico que sea de apertura, inclusión, crecimiento propulsado por la innovación, interconectividad y cooperación de ganancia compartida. Este año, con la participación de las diversas partes, el APEC ha plasmado ambiciosas perspectivas de desarrollo post-2020, a modo de importante guía para la cooperación en el futuro. En sintonía con el concepto de la comunidad de futuro compartido, hemos de promover sin cesar la integración económica regional, acelerar el desarrollo mediante la innovación, fomentar la conectividad regional y materializar el desarrollo inclusivo y sostenible, haciendo realidad, paso a paso, dichas perspectivas, en beneficio para los pueblos de nuestra región.

Los amigos provenientes de los círculos económico y comercial de Asia-Pacífico son importantes conductores y promotores del crecimiento económico, contribuyentes y testigos de los éxitos del desarrollo y la cooperación de la región, así como constructores y beneficiarios de su futuro desarrollo. El mundo actual enfrenta múltiples y complicados desafíos, mientras la cooperación Asia-Pacífico también ha entrado en una nueva fase histórica. La gente quiere ver en ustedes enfoques más visionarios y espíritu empresarial más emprendedor, que, sin duda, les permitirán mayor espacio de desarrollo. Espero que ustedes sean promotores de apertura y desarrollo para propulsar la liberalización y facilitación del comercio e inversiones, mantener la seguridad y estabilidad de las cadenas de industrias y de suministros de la región y esforzarse por la pronta recuperación y prosperidad de la economía de Asia-Pacífico. Espero que ustedes sean exploradores del crecimiento propulsado por la innovación para promover con audacia la innovación de la estructuración, la tecnología y el mercado, y convertir la región en una"tierra fértil" en la creación científico-tecnológica y un "núcleo" en la innovación. Espero que ustedes sean cooperantes de beneficio mutuo y ganancia compartida para explotar a fondo los potenciales de cooperación y hacer más grande la tarta de cooperación, en beneficio de los pueblos de los diversos países. Espero que ustedes sean practicantes de las responsabilidades sociales para participar activamente en la cooperación antiepidémica internacional, siempre prestando atención y ayuda a los grupos vulnerables, con miras a inyectar más energía positiva al desarrollo del mundo.

Señoras y señores, amigos:

Tarde o temprano, la pandemia terminará y la victoria nos llegará. Que trabajemos juntos para mantener la solidaridad ante las adversidades, proseguir la cooperación y agilizar las circulaciones interna y externa, y en definitiva, crear juntos y compartir un porvenir más hermoso de Asia-Pacífico y del mundo.

Para sus Amigos:   
Imprimir
<