Wang Yi Asiste a Cumbre Extraordinaria de Líderes del G20 sobre la Cuestión de Afganistán
12/10/2021

Wang Yi, representante especial del presidente Xi Jinping, y también consejero de Estado y ministro de Relaciones Exteriores, asistió el 12 de octubre de 2021 por la noche a la cumbre extraordinaria de líderes del Grupo de los 20 (G20) sobre la cuestión de Afganistán, en Beijing, a través de un enlace de video.

Wang Yi dijo que Afganistán se encuentra hoy en una "encrucijada" donde se cruzan el orden y el caos, y la prosperidad y la decadencia, por lo que existen tanto desafíos como oportunidades, y tanto dificultades como esperanzas. Todavía queda un largo camino por recorrer para lograr realmente la paz y la estabilidad. Las experiencias y lecciones de Afganistán en las últimas dos décadas muestran una vez más que respetar la elección independiente de los respectivos caminos de desarrollo por parte de los países y la inclusión y aprendizaje mutuos entre las civilizaciones son la forma correcta para que los países mantengan buenas relaciones. Imponer la propia ideología a los demás, entrometerse irreflexivamente en los asuntos internos de otros países, e incluso recurrir a la intervención militar, solo traerá inestabilidad y pobreza constantes y causará graves desastres humanitarios. El G20 debe dar juego a sus propias características y ventajas para hacer contribuciones a la paz, la estabilidad, la prosperidad y el desarrollo de Afganistán y de la región sobre la base de respetar la soberanía, la independencia y la integridad territorial de Afganistán y de apoyar la puesta en funcionamiento del principio básico de "ser dirigido por los afganos y propiedad de los afganos".

Wang Yi presentó las siguientes cuatro sugerencias:

En primer lugar, hay que persistir en tomar los medios de vida de las personas como fundamento para ayudar a Afganistán a responder a la crisis humanitaria. Afganistán se enfrenta actualmente a graves dificultades, incluidas la escasez de alimentos y la propagación de la pandemia, y los medios de vida de las personas serán aún peores cuando llegue el invierno. Todas las partes deben extender una mano lo antes posible al pueblo afgano para que se alivien sus preocupaciones y dificultades y apoyar conjuntamente a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en su desempeño de un papel de coordinación. La parte china está llevando a cabo aceleradamente su asistencia de emergencia a Afganistán de víveres, materiales para abrigarse en invierno, vacunas y medicamentos por valor de 200 millones de yuanes, y el primer lote de materiales ha sido entregado a la parte afgana. Los países que han causado la difícil situación actual en Afganistán deben aún más aprender de las lecciones y asumir seriamente sus responsabilidades para prevenir que aparezcan crisis humanitarias y flujos de refugiados en Afganistán, en un esfuerzo por evitar traer nuevos impactos en los países vecinos y en la comunidad internacional.

En segundo lugar, hay que tener en cuenta tanto el presente como el futuro a largo plazo, para promover que Afganistán siga un camino de desarrollo abierto e inclusivo. La comunidad internacional debe partir de una perspectiva racional y pragmática para llevar a cabo el diálogo y el contacto con todas las partes en Afganistán, para apoyar al pueblo afgano para que elija de forma independiente un camino de desarrollo que esté en línea con sus condiciones nacionales, y para alentar y guiar a Afganistán a formar finalmente una estructura política inclusiva y a aplicar políticas internas y exteriores moderadas y prudentes. La solución fundamental a la cuestión afgana es ayudar a Afganistán a seguir promoviendo la reconstrucción pacífica y a hacer realidad un desarrollo económico y social virtuoso. La comunidad internacional debe emprender más esfuerzos prácticos y concretos a este respecto. Los países que todavía imponen sanciones unilaterales a Afganistán deben levantarlos cuanto antes. Las instituciones financieras internacionales también deben aumentar su apoyo financiero para los proyectos de infraestructura y reducción de la pobreza, entre otros, de Afganistán.

En tercer lugar, hay que adoptar una actitud de tolerancia cero para garantizar que Afganistán esté libre del terrorismo. No solo se debe fomentar que las partes pertinentes tomen decisiones y acciones concretas lo antes posible para erradicar el tumor venenoso del terrorismo; sino que también es necesario promover que la comunidad internacional construya un frente unido contra el terrorismo y que abandone el doble rasero y el enfoque selectivo en la lucha antiterrorista, para no permitir que Afganistán se convierta nuevamente en cuna y refugio para el terrorismo.

En cuarto lugar, hay que formar ampliamente consensos para impulsar la formación de una fuerza conjunta entre los diversos mecanismos relacionados con Afganistán. Es menester mantener la posición de la ONU como el principal canal en el fomento de la paz y la estabilidad en Afganistán y de la asistencia humanitaria al país, y promover que los diversos mecanismos multilaterales relacionados con Afganistán se complementen y formen una fuerza conjunta. Basándose en el posicionamiento como un foro de cooperación económica internacional, el G20 debe enfocarse en reunir sabiduría y fomentar la cooperación desde perspectivas económicas como la asistencia humanitaria y la reconstrucción pacífica. La parte china está dispuesta a esforzarse junto con todas las partes por ayudar a Afganistán a abrir un nuevo capítulo en la historia y por apoyar al pueblo afgano para que logre un futuro brillante de paz y prosperidad.

La reunión fue presidida por Mario Draghi, primer ministro de Italia, que ocupa la presidencia del G20. Asistieron al encuentro a través de un enlace de video líderes y representantes de los Estados miembros del G20 y de los países invitados, así como responsables de las organizaciones internacionales pertinentes.

Para sus Amigos:   
Imprimir
<