Portada > Temas > 80 Aniversarios del Partido Comunista de China
El Partido Comunista de China de 1949 a 1978
2004/05/13

LA FUNDACIÓN DE LA REPÚBLICA POPULAR CHINA

La victoria de la revolución del pueblo china y la fundación de la República Popular China abrieron una nueva página en los anales de la historia de China. El Partido Comunista de China, que dirigió y organizó esta revolución y la llevó a la victoria, se hizo, desde ese momento, el partido en el poder a escala nacional, a cargo de la importante misión de dirigir al pueblo de las diversas etnias del país en la construcción de una vida nueva, y la historia del Partido también entró en un muevo período.

El 1 de octubre de 1949, 300.000 habitantes de la capital se reunieron en la plaza de Tiananmen para celebrar solemnemente el gran acto de proclamación de la República Popular China. Entre los vítores y aplausos de las masas populares, el Presidente Mao Zedong declaró con toda seriedad en la tribuna de Tiananmen: “¡ El Gobierno Popular Central de la República Popular China se ha fundado hoy!”


EL VIII CONGRESO NACIONAL DEL PCCH

Del 15 al 27 de septiembre de 1956, se celebró en Beijing el VIII Congreso Nacional del Partido de China. Se trataba del primer congreso nacional del Partido celebrado después de la toma del poder a escala nacional, un congreso demostrativo de la unidad del Partido y la prosperidad y florecimiento de la causa que defendía. En el Congreso estaban presentes 1.026 delegados, representando a los 10.730.000 miembros del Partido. Presentes estaban, por invitación, delegaciones de más de 50 Partidos Comunistas y Partidos Obreros extranjeros, así como representantes de los diversos partidos democráticos y personalidades democráticas sin partido del país. El Congreso lo abrió Mao Zedong con un discurso inaugural, seguido del informe político pronunciado por Liu Shaoqi en nombre del Comité Central, un informe de Zhou Enlai sobre las propuestas para el II Plan Quinquenal de Desarrollo de la Economía Nacional, y un informe de Deng Xiaoping sobre las modificaciones de los Estatutos del Partido.

La tarea fundamental del Congreso consistía en resumir las experiencias acumuladas desde el VII Congreso Nacional del Partido, unir a todo el Partido, unirse con todas las guerras susceptibles de ser unidas tanto dentro como fuera del país y luchar por construir una gran China socialista.


EL IX CONGRESO NACIONAL DEL PCCH

El 1 de abril de 1969 se inauguró en Beijing el IX Congreso Nacional del Partido. A él asistió un total de 1.512 delegados. Por ese entonces los militantes del Partido sumaban 22 millones en todo el país, y los comités de las provincias, municipios y regiones autónomas del Partido, así como las organizaciones de base del Partido, aún no se habían reestructurado o establecido, y la abrumadora mayoría de los miembros del Partido todavía no había reanudado la vida organizativa. En tal situación, las condiciones no estaban maduras para la realización de dicho congreso. Los delegados al IX Congreso no pudieron ser escogidos mediante elecciones, sino recomendados a través de consultas por el Comité Central y los grupos núcleo del Partido de los comités revolucionarios de las localidades. Esto permitió que Lin Biao, Jiang Qing y los de su laya se aprovecharan de la oportunidad para infiltrar entre los delegados a muchos individuos pertenecientes a sus pandillas y facciones, por lo cual se introdujo en el IX Congreso una grave impureza en lo organizativo.

Una característica relevante del IX Congreso fue que transcurrió, de comienzo a fin, dentro de una atmósfera de fanatismo hacia la desviación ideológica de “izquierda” y de culto a la personalidad. El mismo congreso legalizó la teoría y la práctica de la “revolución cultural” y fortaleció la posición de Lin Biao, Jiang Qin y compañía en el Comité Central del Partido. Sus principios guía, tanto en lo ideológico como en lo político y lo organizativo, eran equivocados. Dicho evento no tuvo ningún papel positivo en la historia del Partido.


EL X CONGRESO NACIONAL DEL PCCH

Del 24 al 28 de agosto de 1973, se celebró en Beijing el X Congreso Nacional del Partido Comunista de China. A pesar de que los Estatutos del Partido estipulaban que la convocatoria del Congreso se realizara cada cinco años, éste fue convocado con un año de antelación. Fue presidido por Mao Zedong. Por entonces había 28 millones de militantes del Partido en todo el país. En total asistieron al Congreso 1.249 delegados.

El X Congreso del Partido continuó los errores de desviación de “izquierda” del congreso anterior. El informe político y los Estatudos aprobados en él no analizaron correctamente las causas que habían motivado el incidente de Lin Biao, ni extrajeron las lecciones necesarias, y por el contrario afirmaron que “tanto la línea política como la línea organizativa del IX Congreso han sido correctas”; y al igual que antes llamaron a todo el Partido a “persistir en continuar la revolución bajo la dictadura del proletariado” y a perseverar en la “gran revolución cultural proletaria”. Bajo la orientación de semejantes erróneos principios de “izquierda”, todo lo que se hacía no pudo sino prolongar la “revolución cultural” por más y más tiempo y agravar cada vez más sus efectos destructivos.


EL XI CONGRESO NACIONAL DEL PCCH

Del 12 al 18 de agosto de 1977, se efectuó el XI Congreso Nacional del Partido. Del X Congreso a éste sólo transcurrieron cuatro años. Obviamente, fue necesario anticipar su celebración para definir la orientación de trabajo del Partido y elegir un nuevo Comité Central. Asistieron al Congreso 1.510 delegados que representaban a más 35 millones de militantes del Partido. Hua Guofeng, en nombre del Comité Central del Partido, rindió el informe político, Ye Jianging hizo el informe sobre la modificación de los Estatutos del Partido y Deng Xiaoping pronunció el discurso de clausura. El Congreso hizo un resumen de la lucha contra la camarilla contrarrevolucionaria de Jiang Qing, declaró el término de la “revolución cultural” que había durado diez años, reafirmó la tarea fundamental del nuevo período consistente en convertir, dentro del presente siglo, a nuestro país en un moderno y poderoso país socialista, y modificó los Estatutos del Partido Comunista de China.

Para sus Amigos:   
Imprimir